Cabecera
Salvadora López Ramis
Los socios
BIOBLIBLIOGRAFÍA

Salvadora López Ramis

 

     Aunque parezca extraña la combinación, mi forma de ganarme el sueldo es limpiando aviones. Profesión a la que llevo casi veintiún años dedicándome, y de la que si puedo algún día dejare de trabajar, para tan sólo dedicarme a lo que es en verdad mi trabajo, escribir, sentir, y soñar... siempre junto a mi familia, y a todos los que tanto me quieren.
     Mis comienzos fueron hace ya mucho, pero la vida no siempre te deja participar de lo que más te gusta. Hoy por hoy siento y pienso lo que quiero, y como tal, lo traslado a mis palabras, palabras escritas en cada uno de los rincones de mí ser, y plasmados en mi escritura.
     Mi gran interés es ser yo misma en todos los momentos del día, y transferirle mi felicidad a todo el que me quiera escuchar. Dedico casi todas mis novelas. Y todas y cada una de ellas lleva consigo una dedicatoria específica para esa persona que me la ha comprado con gran ilusión.
     Para mi, es muy importante que cada persona a quien le dedico algo se sienta especial, y sienta que es muy importante, aunque sea tan sólo por unos pocos instantes... pero son tan intensos esos momentos, que no todo el mundo puede decir al final de un camino, que tal día, en tal momento, yo era muy importante para esa persona.
     Todos los que compran mi novela piensan sinceramente que yo les hago un favor por hacerlos sentir importantes. Pero os diré sin que me oiga nadie más que los que me hacen sentir importante son ellos a mi, ya que viendo las caras de emoción que se les ponen cuando leen esa dedicatoria, hacen, que se llene la olla de felicidad que trasporto en mi corazón. Y con esas lágrimas de inmensa felicidad hacen que se desborde.
     Para mí, no hay balanza para pesar la fuerza del amor aunque esto sea por unos solos instantes de gran ilusión.

     Yo soñé un día, sueña tú también.

© Escritores en Red. Asociación Marqués de Bradomín.