Cabecera
Francisco López Martínez
Los socios
          BIOBLIBLIOGRAFÍA

Francisco López Martínez

 

FRANCISCO LÓPEZ MARTÍNEZ. Escritor y poeta.

            Hijo de padres agricultores, nació en Tomelloso (Ciudad Real), donde cursó sus primeros estudios, sintiendo desde muy joven una gran vocación por la cultura y la literatura (especialmente la poesía), estimulado por su padre y sus hermanos Ángel y José, escritores de reconocido prestigio.
     En la década de los cincuenta fija su residencia en Madrid, completando una sólida formación cultural y literaria a través de cursos y seminarios en diversas instituciones.
      Es perito titulado en la especialidad de electrónica comercial, campos en los que ha ejercido como profesional.
      En la actualidad es Secretario General de la Confederación Española de Casas Regionales y Provinciales; Secretario General de la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid; y Vicepresidente 1º de la Asociación Cultural Peña de Tomelloso en Madrid.
      En su faceta de escritor,  pertenece como miembro de número, a la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, y a la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha.
      Ha pronunciado conferencias, pregones y lectura de poemas en centros culturales de Madrid y en Casas Regionales de distintas ciudades de la geografía española.
      Ha formado parte como miembro del jurado en varios e importantes certámenes literarios.
      Es miembro del consejo de redacción de la revista literaria “Besana”, de la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid, donde también colabora con artículos. Está trabajando para la edición de un libro de poemas y, publica sus artículos y ensayos en periódicos y revistas de Castilla-La Mancha.

POÉTICA

      Mi poética siempre va abrazada a la ternura, la sencillez y el mensaje. Pienso que el poema es como un niño recién nacido al que hay que tratar con el máximo cariño. Me recreo escribiendo del paisaje, las aves del campo o de una noche estrellada. Del amor a mi esposa, mis hijos, mis hermanos.
       Mi sensibilidad, con frecuencia, se ve muy afectada por los grandes problemas de nuestra sociedad, la guerra, el terrorismo, el hambre, la droga o la inmigración, esto es para mí una provocación y necesariamente tengo que recogerlo en mis escritos.
      La poesía para mí es la respiración del alma. Creo que todo poeta debe ser mano que siembra, lluvia sobre secano, perdiz liberada. Hay quien opina, que la poesía es un misterio, yo pienso que es un don, un regalo de Dios al corazón del hombre. El poeta es la fuente inagotable de donde brota, gota a gota o a borbotones, el arte puro de la escritura.
      El poeta es un hombre que, frente a un folio en blanco se siente en libertad, y escribe… y le cuenta al mundo su verdad.
       No soy persona que pueda escribir en el metro, junto a una radio o en un bar. Para hacer poesía necesito imprescindiblemente silencio, paz y soledad. Respeto todas las tendencias y estilos poéticos, incluso los más extremados, siempre que lleven un mensaje ético y profundo que tienda a realzar los valores existenciales del ser humano.

CONCLUSIÓN

      Mi modesta obra descansa sobre tres pilares: El recuerdo y añoranza de mi tierra manchega; la poesía social o mi sentimiento por los problemas existenciales del hombre; y, con el paso de los años, la proximidad de la muerte.
       Puedo suscribir perfectamente lo que dijo Federico García Lorca: “Mis primeras emociones están ligadas a la tierra y los trabajos del campo”. También lo que escribió D. Miguel de Unamuno: “Nada que no sea verdad puede ser poesía”.
       Es tan cierto que todos mis poemas los he vivido, como que ellos también viven dentro de mí.

 

© Escritores en Red. Asociación Marqués de Bradomín.